martes, 16 de diciembre de 2008

Energía Mini Eólica / Mini Wind energy


Permite a los consumidores generar su propia electricidad, aunque la falta de ayudas y una legislación específica frenan su desarrollo.

¿Quiere autoabastecerse y generar su propia electricidad y además de manera ecológica? Una forma consiste en instalar en su casa una mini instalación eólica. Sin embargo, a pesar de sus ventajas, tanto para zonas aisladas como para núcleos urbanos, apenas se utiliza. En cualquier caso, los responsables del sector afirman que se trata de una energía renovable con un gran potencial que debe salvar los actuales obstáculos legislativos, económicos, tecnológicos y sociales.

En la actualidad, 1.800 millones de personas en todo el mundo viven sin electricidad, recuerda José Santamarta, responsable en España del Instituto World Watch. “En España, las necesidades también son importantes, desde viviendas aisladas a instalaciones ganaderas o agrícolas”, añade.

Una posible forma de conseguir energía en esas circunstancias es mediante el uso de pequeñas instalaciones que aprovechan la energía del viento. Estos sistemas de energía mini eólica consisten en pequeños aerogeneradores conectados a las redes de baja tensión, con capacidad de producir un máximo de 100 kilovatios (kW). No obstante, “en su gran mayoría y a nivel doméstico son instalaciones de no más de 10 kW”, matiza Juan de Dios Bornay, presidente de Bornay Aerogeneradores y portavoz de la recién creada sección de mini eólica de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA).

Así, según Bornay, estos mini aerogeneradores pueden instalarse incluso en tejados, convirtiendo a cualquier consumidor en un pequeño productor, cubriendo desde el alumbrado publico a todo tipo de restaurantes, hoteles, empresas o viviendas.

En opinión de Santamarta, estos pequeños aerogeneradores van destinados sobre todo a la electrificación rural, junto con la energía solar fotovoltaica aislada, compitiendo con los generadores que utilizan gasóleo u otros productos petrolíferos.

A la hora de instalar uno de estos sistemas, Bornay recomienda entrar en contacto con las empresas del sector para evaluar las necesidades que se tengan y preparar un proyecto. En cuanto al coste, “depende del tipo de instalación que se quiera acometer, pero suele equivaler al de una instalación fotovoltaica, en torno a 6.000 euros por kW instalado“, afirma.

En cuanto a la amortización de este sistema, el portavoz de APPA diferencia entre las instalaciones en lugares aislados, “donde no hay mayor beneficio que disponer de luz”, y las que pueden conectarse a la red eléctrica. En este último caso, “con las tarifas actuales es prácticamente imposible amortizar los equipos con la venta de electricidad“. Por otra parte, las ayudas y subvenciones son posibles, “pero el vacío legal las dificultan considerablemente”, concluye.

Todas aprovechan el viento, pero no son iguales. Así piensan los responsables de APPA, para los que tener en el mismo nivel normativo a la eólica grande y pequeña es un error que frena el desarrollo de esta última. Según el presidente de Bornay Aerogeneradores, el precio de una instalación mini eólica es entre 4 y 7 veces mayor que una gran eólica por el coste del producto.

Los responsables de APPA creen además que la mini eólica está mucho más cerca de la solar fotovoltaica que de cualquier otra renovable, y así debería ser regulada. Según Bornay, la mayoría de los promotores eligen la mini eólica como complemento de los huertos solares, o en instalaciones híbridas, porque cuando no hay sol, suele hacer suficiente viento.

Así, los datos evidencian las diferencias entre ambas fuentes de energía:

La altura de los generadores: Un generador mini eólico, colocado en un tejado, no necesita más de 2 metros de alto, mientras que en instalaciones aisladas no supera los 20 metros. Por su parte, un gran aerogenerador puede alcanzar unos 120 metros de altura.

El diámetro de las aspas: El de la mini eólica suele tener unos 3 metros de media, mientras que el los grandes molinos puede llegar a los 90 metros.

Potencia: Los pequeños generadores más comunes oscilan entre los 1,5 kW y los 3 kW. Por su parte, un gran aerogenerador puede tener 2.000 kW.

MW instalados: Aunque es difícil precisar este dato en el caso de la mini eólica, se calcula que hay 7 MW instalados en España, mientras que su hermana mayor supera ya los 11.500 MW.

Según Juan de Dios Bornay, la mini eólica presenta la siguientes ventajas, además de las propias como energía renovable (inagotable, respetuosa con el medio ambiente, autóctona, etc.):

Proximidad desde el punto de generación al punto de consumo -que minimiza las pérdidas de energía-; versatilidad de las aplicaciones; accesibilidad para pequeñas economías; desahogo para las redes de distribución sin producir sobrecargas; menor impacto visual que las máquinas grandes; permite el bombeo de agua directo; no requiere complejos estudios de viabilidad; posibilita instalaciones híbridas; genera empleo; etc.

Por su parte, Jose Santamarta subraya que este tipo de instalaciones “no contaminan, apenas ocupan espacio, requieren un bajo mantenimiento y proporcionan la electricidad que puede suponer una notable mejora en la calidad de vida.

Entre sus inconvenientes, Bornay destaca la falta de regulación específica y la insuficiencia de la retribución, de incentivos fiscales, lo que dificulta enormemente su rentabilidad. En estas circunstancias, el portavoz de APPA considera que no se permite desarrollar su tecnología, ni crear estándares o economías de escala, y en definitiva, afirma, se está perdiendo la oportunidad de que las empresas españolas del sector puedan encabezar el lanzamiento de este sistema.

En este sentido, el responsable de World Watch cree que es un ejemplo de la “teoría del huevo y la gallina”: “La mini eólica no se desarrolla porque es cara, y no se abarata porque no hay demanda”.

El establecimiento de una prima o ayuda adecuada permitiría el desarrollo del sector, lo que a su vez desarrollaría la “curva de aprendizaje” que permitiría reducir los costes y ampliar la demanda.”Asimismo, otra de las desventajas de estos aparatos es la vibración y los ruidos que vuelven molesta su instalación en lugares habitados. Sin embargo, el presidente de Bornay Aerogeneradores afirma que este inconveniente está “prácticamente solucionado”.

Energía mini eólica en España

Según Bornay, la gran mayoría de las instalaciones mini eólicas en España corresponden a sistemas aislados, sin conexión a la red eléctrica. Apenas hay, por tanto, emplazamientos urbanos, “uno de sus mercados más prometedores”. Por su parte, el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) calcula que, globalmente, el mercado mini eólico supera los 800 millones de euros anuales.

España cuenta con tres fabricantes, Bornay, Solener y Windeco, con factorías en Alicante, Madrid y Murcia. Asimismo, también hay empresas promotoras, “pero el vacío legal y la insuficiente retribución hacen, de momento, que sea prácticamente imposible un negocio en sí, a menos que se la hibride con otras tecnologías renovables”, destaca el responsable de APPA.

Como ejemplo a seguir, Bornay destaca a Reino Unido, país que ha lanzado una iniciativa para cubrir en 2050 un 40% de sus necesidades eléctricas con microgeneración, es decir, fotovoltaica en cerramientos de los edificios, mini eólica, pequeñas aplicaciones hidráulicas, etc. Asimismo, añade, Francia y Portugal están estableciendo primas especiales para la mini eólica.

Consejos para impulsar esta energía renovable

APPA Alberto Ceña, Director Técnico de la Asociación Empresarial Eólica (AEE) cree que la mini eólica no será una fuente de generación básica que tenga grandes centros de producción, pero sí considera que tiene mucho recorrido tanto en las políticas de generación distribuida en redes débiles como en instalaciones aisladas, para bombeo o iluminación por ejemplo.

Por ello, explica Ceña, desde la AEE consideran “oportuno seguir avanzando en el desarrollo tecnológico y la mejora de equipos y aplicaciones, a través de los programas de I+D nacionales como comunitarios”.

Por su parte, los responsables de APPA creen que la mini eólica debe superar una problemática propia que necesita un tratamiento específico desde varias perspectivas:

Regulatoria: Que sea reconocida de un modo diferenciado en la legislación y sea incluida en la planificación estatal, tanto en el próximo Plan de Energías Renovables 2011-2020 como en la planificación del Sector Eléctrico.

Económica: Dado que los costes mini eólicos son similares a los de la fotovoltaica, la tecnología debería tener una retribución equivalente por verter electricidad en la red.

Tecnológica: Que se estandarice la tecnología, se facilite las conexiones a baja tensión, o se robustezcan las máquinas para minimizar su mantenimiento.

Social: Que se potencie la penetración en los núcleos urbanos y se incremente su aprovechamiento en los mercados donde ya está introducida (electrificación rural, bombeo de agua, repetidores de telecomunicaciones, balizas de señalización, etc).

La APPA crea su sección mini eólica

La APPA presentaba recientemente su nueva sección creada para promocionar esta fuente de energía renovable. Pertenecen a ella los tres fabricantes de estos mini aerogeneradores y ocho promotoras (entre los que destacan Eyra, filial de ACS, y Acciona Energía) además del Ciemat, como socio colaborador.

Los miembros de esta asociación pretenden que se establezca un objetivo de 50 MW de energía mini eólica conectada a red para 2010. Asimismo, han presentado alegaciones al borrador del Real Decreto que trata el tema de las renovables para que se constituya un nuevo subgrupo dedicado a la mini eólica.

Fuente: EcoLaMancha

1 comentario:

  1. Energy Ball, ya está disponible en España! by Home Energy Ibérica

    www.homeenergyiberica.com :: Innovación en Energías Renovables

    ResponderEliminar